La sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias acaba de dar por válido el despido de un trabajador de un taller mecánico de Gijón cuyos jefes habían detectado que el empleado había utilizado, durante todo un fin de semana, un BMW depositado en el taller para su reparación.


La Sala ha dado por probado este uso indebido ya que el acusado sufrió un accidente de tráfico del que levantó el correspondiente atestado la Guardia Civil de Tráfico.