McLaren ha presentado el nuevo monoplaza que Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne conducirán durante la nueva temporada de la Fórmula 1. Entre otras novedades, el coche abandona sus históricas siglas P4 y pasa a llamarse MCL32, y recupera el naranja en su decoración, dibujando el logo sobre una base negra, según podemos leer en el periódico El País.

Las diferencias entre el MCL32 y su antecesor son notorias después de adaptarlo a la normativa. Es más ancho y afilado, con algunos elementos aerodinámicos distintos, como el alerón trasero, más ancho y bajo, así como la aleta de tiburón.

Tras rediseñar la unidad de potencia hace unos meses, abandonando el concepto de ‘talla zero', los ingenieros japoneses de Honda han rectificado gracias a la supresión del sistema de tokens, mediante el cual sólo se podían optimizar ciertos elementos del motor. Si éste funciona, supondrá un significativo paso adelante para Alonso, siempre que se acierte en el chasis y la aerodinámica, que vuelven a adquirir un papel protagonista.