Faconauto valora el nuevo consenso alcanzado entre CEOE y los sindicatos, ya que “el diálogo social será siempre la mejor herramienta para lograr una salida ordenada y efectiva de la crisis”, aseguran desde la patronal de los concesionarios que, sin embargo, considera “claramente insuficiente” que la extensión de los ERTEs por causa de fuerza mayor se extiendan sólo hasta el 30 de junio y espera que “en las negociaciones previstas se pueda mejorar este y otros aspectos para dar viabilidad a un sector clave como es la distribución y reparación de vehículos”.

La patronal recuerda que actualmente hay 108.000 trabajadores de los concesionarios acogidos a ERTEs por causa de fuerza mayor, en un contexto en el que se prevé una caída en las matriculaciones de vehículos que superará el 40% al finalizar el ejercicio.

Con esta caída en la actividad, Faconauto ve “inviable” que en julio se den las condiciones necesarias para incorporar a la totalidad de sus plantillas. “De tener que asumir esta incorporación, se conseguiría el efecto contrario al deseado: una fuerte destrucción de puestos de trabajo y el cierre de muchas empresas”, advierten desde la federación.

En la crisis de 2008, el 30% de los concesionarios cerró sus puertas, con la consiguiente pérdida de riqueza y empleo. En este sentido, Faconauto enfatiza la necesidad de tener en cuenta en cualquier acuerdo a la pequeña y mediana empresa española para garantizar su supervivencia.