El periodista Jorge Palacios relata en su blog que en Volkswagen debería haber estar más rápidos a la hora de hacer públicas las disculpas de Martin Winterkorn, su presidente ejecutivo, tras el descubrimiento - admitido por la firma alemana - que usaban un software ilegal en sus motores turbodiésel TDI de dos litros de cilindrada.

 

Lo hacían, prosigue el artículo, cuando el motor era inspeccionado por la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (EPA) de Estados Unidos, para que cumpliese las emisiones establecidas en la Ley de Aire Limpio.

La EPA había anunciado la llamada a revisión de los 482.000 vehículos de las marcas Volkswagen y Audi para que se elimine ese software y los controles de emisiones den la medida real, además de indicar la sanción total podría ascender al 18.000 millones de dólares (unos 16.924 millones de euros).