Pese a que la cifra de vehículos eléctricos en las Islas Baleares apenas alcanza el 25% del total, en torno a 600 talleres -de los 2.000 que hay en el archipiélago- ya han recibido formación sobre este tipo de coches. Y muchos de ellos lo hacen a través de los cursos que organiza la Asociación Balear de Especialistas Reparadores de Automoción y Náutica (Aberan), según explica El Diario de Mallorca.

Los principales fallos en estos vehículos están relacionados con aspectos electrónicos e informáticos, y también es necesario tomar las adecuadas precauciones sobre prevención de riesgos laborales al trabajar con voltajes y amperiajes muy superiores a los de los vehículos convencionales.