Adeabur ha hecho balance del año 2018, un año en el que han luchado intensamente contra la lacra de las empresas clandestinas, junto con el Seprona de la Guardia Civil y la Unidad de Policía Administrativa de la Policía Local de Burgos. Desde la asociación desean que “otros departamentos de la administración se sumen de forma efectiva a este esfuerzo, pues no siempre los expedientes abiertos gracias a esta colaboración llegan hasta sus últimas consecuencias”.

Además, la asociación ha realizado un extenso esfuerzo informativo y formativo. Muchos medios de comunicación, locales y de ámbito profesional han colaborado en esta difusión. Más de 120 informaciones específicas se han puesto diariamente a disposición de sus afiliados. La protección de datos, las obligaciones en materia de consumo, la información sobre ayudas públicas y subvenciones, sobre las obligaciones laborales y de gestión de calendario de empresa, cartelería informativa, gestión de residuos y protección del medio ambiente, y un amplísimo etc. han llenado de trabajo a la entidad en 2018.

Asimismo, pensando en el futuro, han tratado de escrutar con objetividad y rigor el futuro inmediato del sector, con vocación práctica. De la mano de Conepa, han activado una labor de recopilación informativa, de prospección y de análisis realista y objetivo de los cambios. Y, a nivel interno, han modernizado de forma muy singular sus estatutos, para seguir siendo una organización empresarial y profesional independiente y en manos de sus propios asociados.

Y han acompañado a Conepa y el resto de asociaciones miembro en una denuncia decidida ante los tribunales de actuaciones como la de Línea Directa, “que pone en peligro el desarrollo natural de un mercado profesional difícil y muy competitivo. Queremos seguir luchando en igualdad de condiciones y no dejaremos de vigilar y analizar todo aquello que nos perjudica y sobre lo que podamos articular algún medio de defensa”.