La Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (Adine) ha solicitado a la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo y Economía Social que se aprueben con carácter de urgencia los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) por fuerza mayor en el sector de distribución de neumáticos, así como también los presentados por los talleres de neumáticos.

“Con la declaración del estado de alarma por el COVID-19, se ha decretado una movilidad reducida o restricción a la movilidad de las personas y conductores de vehículos que, en consecuencia, ha provocado una bajada drástica por parte de los talleres en la demanda de neumáticos solicitados por los clientes en más de un 90% en estos primeros días, llegando posiblemente a que la actividad sea nula en los siguientes días”, indican desde la asociación.

Al no existir pedidos por parte de los talleres, ya que no pueden operar al público en general, Adine entiende que no existen clientes que demanden neumáticos de reposición. “Esta situación está provocando que la mayoría de las empresas de distribución cierren sus instalaciones y establecimientos, adoptando también esta medida como protección para la salud y seguridad de sus trabajadores para evitar el contagio de la enfermedad en su plantilla”.

Así, la inmensa mayoría de empresas de distribución de neumáticos y talleres de neumáticos pertenecientes a Adine han presentado ante las diversas autoridades laborales competentes ERTEs por fuerza mayor ante el cese de actividad provocado por el estado de alarma.

Ante tal situación, la asociación considera que “las autoridades laborales deberían agilizar y tramitar con carácter urgente ERTES por fuerza mayor para proteger a las empresas del sector de neumáticos, así como a sus empleados”.