“La crisis sanitaria está repercutiendo en la economía de nuestro sector, afectando tanto a la actividad productiva como a la demanda”, afirman desde Ancera, por lo que el establecimiento de algunas medidas recogidas en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, “sin duda ayudarán a nuestro sector”, opinan desde la patronal.

El acceso a un ERTE por fuerza mayor permite a las empresas acceder a algunas medidas oportunas, como el efecto retroactivo de éste, la agilidad en los trámites o la exoneración de la Seguridad Social. “De esta manera, ante el cierre obligado del negocio, especialmente al público, o la falta de suministros, nuestro sector accederá al ERTE por fuerza mayor”.

Ancera también aplaude las medidas en materia crediticia con avales públicos, “las cuales podrán ayudarnos a sostener la viabilidad de nuestros negocios”.

Por otro lado, la patronal considera “oportuno establecer un silencio administrativo positivo, con el fin de disminuir el grado de incertidumbre en la tramitación de los expedientes administrativos que lleven a cabo nuestras empresas”.

Tanto la asociación como la distribución seguirán “poniéndose a disposición de la cadena de valor de la posventa, de la sociedad en su conjunto y de las administraciones para aportar su grano de arena en esta novedosa batalla a la que nos enfrentamos”. Asimismo, el sector mantendrá su compromiso y responsabilidad con la salud y seguridad de sus trabajadores, colaboradores, proveedores y clientes.

Para finalizar, Ancera quiere “agradecer a las asociaciones del sector de automoción, a todos sus asociados, partners y colaboradores y a la prensa, la unión y apoyo que ha mostrado en estos momentos de crisis, que demuestran que somos un sector único y unido, lo que nos llevará a ser más fuertes que nunca”.