El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, desveló que las fábricas españolas de vehículos recibirán una inversión de 1.500 millones de euros en la adjudicación de nuevos modelos en los próximos doce meses.

Armero, en el marco de una jornada organizada por Ganvam sobre los retos de la venta y la posventa, resaltó la evolución positiva que está experimentando la industria española de automoción, que está recogiendo las inversiones de las casas matrices, como demuestran los 3.500 millones de euros comprometidos en el último año.

Seguidamente resaltó que en la actualidad el sector se está enfrentando a un ciclo inversor sin precedentes, que se combina con un aumento de las exportaciones. Afirmó también que durante el primer trimestre del presente ejercicio se han creado unos 2.400 puestos de trabajo en las factorías nacionales.

Por otro lado, el dirigente admitió que los planes de renovación del parque de automóviles, como los Pive o los Pima Aire, son medidas "fundamentales" para la recuperación del mercado español, antes de señalar que estos programas han movilizado más de 400 millones de euros de fondos públicos y otros 400 millones de euros por parte de las marcas, generando un retorno de más de 1.000 millones de euros.

El representante de Anfac apuntó, en esta línea, que se están viendo los primeros síntomas de recuperación del sector, unos "brotes verdes", como son la estabilización y el freno en el recorte de empleo, así como la mejoría de las matriculaciones, que, en su opinión, también mostrarán signos positivos en el último trimestre del año.

Sin embargo, Armero adviritó que esta leve mejoría de la situación del automóvil en España no es suficiente, ya que en la actualidad se venden la mitad de los coches que en 2007. La previsión, además, es que en 2014 se vendan 800.000 turismos y todoterrenos en el mercado nacional, cifra que alcanzará el millón si se suman los vehículos comerciales.