Tras la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021- 2030, ANFAC quiere trasladar su preocupación al respecto de la prohibición a los motores de combustión para 2040 resaltada en la presentación del proyecto de Ley de Cambio Climático tras el Consejo de Ministros. La patronal anuncia que estudiará el texto definitivo del proyecto y determinará su posición en los próximos días.

La asociación recuerda que los fabricantes de automóviles están “plenamente comprometidos con la descarbonización del parque” y que están realizando inversiones multimillonarias cada año en traer al mercado vehículos más eficientes y menos contaminantes, cero y bajas emisiones, para cumplir con sus objetivos de reducción de emisiones de CO2 y un marco regulatorio muy exigente sobre emisiones contaminantes.

En este sentido, ANFAC entiende que “una estrategia basada en prohibiciones que no se ajuste a la estrategia europea de descarbonización del transporte, tendrá un efecto negativo para los consumidores, el mercado, las fábricas y la industria”, señala Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC.

En línea con esta estrategia de descarbonización, y tal y como están haciendo otros países europeos como Francia y Reino Unido, ANFAC apuesta por medidas de apoyo a la renovación del parque con un plan continuado de ayudas a la compra de vehículos de cero y bajas emisiones, una fiscalidad que incluya criterios medioambientales y que grave el uso y no la adquisición, así como una estrategia nacional de despliegue de puntos de recarga como varias de las claves imprescindibles para alcanzar estos objetivos.

En este marco, ANFAC valora positivamente la estrategia en favor del impulso a la comercialización de los vehículos eléctricos del plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030, con una dotación de 200 millones.