En la página web del Foro VO y Posventa, en su grupo de Linkedin y en su canal de YouTube se han ido publicando una serie de vídeos que, bajo el título “Confinados con…”, permiten un acercamiento a esas personas, empresas e instituciones que han acompañado al evento durante este tiempo.

En uno de estos vídeos, Antonio Aboy, director comercial y de Marketing de BCA, explica cómo en la empresa se ha implantado el teletrabajo y en los centros de subasta se ha mantenido al personal necesario para la entrega y recogida de vehículos, así como la recuperación de los mismos para las subastas online.

“Desde que empezó el estado de alarma estamos recogiendo vehículos de nuestros aportadores, subastando de forma online y posibilitamos la entrega a través de nuestro servicio de transportes. Nuestra razón de ser consiste en favorecer el intercambio de vehículos en el sector de la automoción y, a pesar de esta situación tan complicada, muchos profesionales siguen dispuestos a vender y comprar vehículo de ocasión”, señala Aboy en las imágenes.

La compañía ha preparado un protocolo de atención en todos sus centros con todo el equipamiento necesario para la plena actividad. “Nuestro compromiso con clientes y empleados es garantizar la más alta seguridad sanitaria dentro de los centros de BCA”.

Por otro lado, el responsable está detectando dos estados distintos en el sector. “La hibernación, donde muchos profesionales cerraron sus puertas, manteniendo al mínimo sus gastos y esperando el fin del estado de alarma. Pero hay otros clientes muchos más activos preparando su oferta para la vuelta e incluso girando su negocio a una venta 100% online ofreciendo las mismas garantías que la compra física. Este tipo de clientes son también los más activos en la compra de VO e incluso se abren a la compra de vehículos de precio más bajo que los que anteriormente estaban comprando”.

De cara a los próximos meses, muchas decisiones de compra de vehículo nuevo se dirigirán ahora hacia el de ocasión. “Los negocios de VO multimarca abrirán los ojos a un segmento de vehículos más barato y de mayor antigüedad para complementar su oferta actual. Además, muchos trabajadores que se desplazan actualmente en transporte público van a buscar un vehículo de ocasión barato en el que trasladarse a diario”.

“Nos viene un periodo de cambios muy grande y probablemente nos toque un sector a la baja. Incidimos en que el VO es un negocio de rotación, pero esta crisis nos va a obligar a rotar los coches todavía más rápido si queremos buscar rentabilidad. Nos tocará reducir márgenes, pero tendremos que buscar la forma de vender esos coches en una media de 45 días en lugar de los 80 ó 90 actuales”.

En opinión de Antonio Aboy, “este es un sector de luchadores, pocos negocios tienen una competencia tan fuerte como el nuestro y siempre hemos salido a flote. El virus nos va a obligar a fijar un objetivo de rotación de stock mucho más bajo que el actual, pero creo que será la principal clave para volver a una senda estable de rentabilidad”.