La Asociación de ITV espera el nuevo Gobierno con optimismo. Y con una lista de peticiones para mejorar un sector marcado por las altas tasas de absentismo en las inspecciones técnicas de vehículos y potenciar los programas de educación vial que refuercen la imagen de las estaciones de ITV como un servicio público “y no como una tasa”, además de políticas de seguridad vial y de protección medioambiental

La petición va dirigida en principio a los Ministerios con los que Aeca-ITV tendrá que trabajar: Ministerio de Economía y Empresas, con Nadia Calviño; de Transición Ecológica y Reto Democrático, que dirige Teresa Ribera; Ministerio de Industria, que asume Reyes Maroto, el nuevo Ministerio de Transporte Movilidad y Agenda Urbana, con José Luis Ábalos y el Ministerio del Interior, con Fernando Grande-Marlaska.

El director gerente de Aeca-ITV, Guillermo Magaz, pone sobre la mesa el problema del absentismo en la ITV, una cifra preocupante ya que se calcula que el 20% de los vehículos circula sin su inspección reglamentaria y que llega al 40% en el caso de las furgonetas, motocicletas 43% y el 58% en ciclomotores. Una de las vías que propone Aeca-ITV al nuevo Gobierno es trabajar con las aseguradoras para alcanzar fórmulas que dificulten, e incluso prohíban, la renovación y subrogación de pólizas de seguros a aquellos vehículos que no tienen la ITV al día.

Otro de los puntos clave es la necesidad de educar y concienciar ya desde los colegios sobre la importancia de la ITV, como instrumento para salvar vidas y de esta forma reducir los niveles de absentismo en una actividad obligatoria y reglada, como es la ITV.

Desde el sector se mira también con optimismo, pero con cautela, la llegada del próximo 20 de mayo, fecha en la que la Unión Europea obligará a los fabricantes a facilitar los datos técnicos necesarios para realizar la inspección de los vehículos fabricados desde el 20 de mayo en adelante; hasta ahora, esta información no estaba accesible. Ahora los fabricantes tendrán que dar esta información en un plazo de seis meses después de la matriculación. Un paso positivo ya que, según Guillermo Magaz, “la ITV del inmediato futuro deberá integrar la información y colaboración mutua de todos los agentes que participan, de forma directa e indirecta, en el sector del automóvil”.

En ese sentido, insiste en que el objetivo de la Administración debe ser lograr que el Registro de Vehículos se convierta en un gran repositorio de información, de datos administrativos, titularidad del vehículo y completarlo con toda la información de los actores en materia de automoción que rodean al vehículo como son los fabricantes, talleres, estaciones ITV, concesionarios, compraventas, etc., con la finalidad de explotar esta información para ofrecer a los ciudadanos transparencia y seguridad. “Y al mismo tiempo ofrecer esta información, de forma gratuita, a los propios actores que previamente han colaborado, para ver las formas en que la información de que se dispone mejora su productividad, eficiencia e innovación”, puntualiza el director gerente de Aeca-ITV.

Otro punto que preocupa es el control de emisiones contaminantes. Si bien la combinación de información del OBD y pruebas de emisiones reales son ahora necesarias para una evaluación adecuada, se requiere de estudios más exhaustivos para buscar métodos de control de emisiones de las nuevas tecnologías. Tampoco la antigüedad del parque de vehículos que hay en nuestras carreteras ayuda. Según datos, el 62% de los vehículos en España tiene más de 10 años. Y seis millones de automóviles superan los 20 años de edad, emitiendo un elevado nivel de CO2 y óxidos de nitrógeno a la atmósfera-

De hecho, la nueva normativa que regula en España la inspección técnica de vehículos y que entró en vigor en mayo de 2018 (Real Decreto 920/2017) arroja un balance interesante: el control de emisiones en vehículo ligeros y pesados por medio de la lectura de los registros en las centralitas del motor ha conseguido detectar unos 180.000 vehículos más con emisiones no acordes a la normativa aplicable. En 2018, los vehículos con defectos graves y leves por emisiones contaminantes fueron 1.418.253. La medición de gases contaminantes es necesaria en tanto que son perjudiciales para la salud de las personas. No obstante, preocupa en el sector que se trata de un proceso complejo que podría impedir que la ITV siga siendo simple, rápida y barata.

Además, desde Aeca-ITV se dará a conocer al nuevo Gobierno los trabajos de las entidades que prestan el servicio de ITV entre los que están la nueva campaña #SomosITV, una iniciativa de los casi 7.000 trabajadores de ITV para salvar vidas a golpe de móvil con vídeos grabados en las estaciones en los que dan consejos y alertan de la necesidad de pasar la inspección. Además, se comunicará la nueva campaña, #NoSinITV que Aeca-ITV tiene sobre la mesa.