El secretario general de la Asociación de Talleres Reparadores de Automóviles y Otros (Astrauto), Pablo Colom, lamenta en declaraciones a El Mundo que “muchos talleres están detectando que falta mano de obra cualificada. Es cierto que hay muchos desempleados, pero faltan trabajadores que entiendan de automoción”. Es preciso, según Colom, que “las administraciones apuesten por más formación en este sentido, si no será cada vez más difícil encontrar trabajadores preparados. Necesitamos más ciclos o cursos encaminados a formar a personas en esta profesión”.

También en el plano laboral, Astrauto -junto a otras patronales- está en negociaciones con los sindicatos por el que será el nuevo convenio colectivo sectorial del metal, que amparará a empleados de sectores como la automoción, la mecánica, la fontanería, la maquinaria industrial, etc., al no existir ya como tal una asociación empresarial oficial del metal.

Por otro lado, Pablo Colom asegura que la lacra que supone la proliferación de talleres de reparación de vehículos ilegales sigue intacta. “Es un problema que continúa, cuando se cierra un taller ilegal pasan unos meses y después la inspección encuentra otro. No se termina de erradicar del todo”.

Una de las herramientas que, a juicio de los empresarios del sector, ayudaría a combatir esta situación es el 'rescate' de la figura del responsable técnico del taller de reparación, la cual expiró en regiones como la Comunidad Valenciana. “Por ley, en algunas autonomías como la nuestra desapareció, pero esta figura ayudaría a velar por la legalidad de los talleres, se responsabilizaría de la inspección al vehículo y así constaría en los documentos oficiales”, indica el secretario general de Astrauto.

“Colaboramos con la Guardia Civil y su Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en las inspecciones, pero deberían reforzarse todavía más”, asegura Colom, para añadir que “si se detecta alguna irregularidad en el vehículo a la hora de pasar la ITV, después se debería acreditar que el conductor ha pasado por un taller oficial y legal y que así lo indique el responsable técnico del taller en cuestión. En otras comunidades, esa figura todavía existe. Si el coche no está en perfecto estado pese a haber pasado por un taller, algo sucede”.