La Asociación de Transformadores de Vehículos (Astrave) y Repsol colaboran en una campaña de ayudas para favorecer las transformaciones de vehículos a AutoGas en la Comunidad de Madrid con la que darán incentivos de 250 euros. En concreto, aquellos que quieran transformar su vehículo de gasolina a este combustible alternativo recibirán ayudas de 100 euros para la instalación del sistema y 150 euros en carburante Repsol AutoGas.

Aquellos que quieran moverse con AutoGas sin comprarse un vehículo nuevo pueden acudir a cualquiera de los talleres pertenecientes a Astrave de la Comunidad de Madrid, donde se realizará la instalación del kit necesario: un depósito adicional al de serie, una boca de carga para el suministro de AutoGas y el sistema de inyección correspondiente para este combustible, “todo ello con un precio competitivo y recuperable a través del ahorro en consumo”, destacan desde la asociación.

Esta transformación convierte al vehículo de motor de gasolina con normativa europea a partir de Euro 4 (coches con menos de diez años de antigüedad) en un coche bi-fuel con etiqueta ECO de la DGT, que permitirá circular sin restricciones por la Comunidad de Madrid.

El AutoGas reduce las emisiones de NOx en un 68% y hasta en un 100% las de partículas respecto a los combustibles convencionales. Además, contribuye a reducir el efecto invernadero al disminuir en un 14% las emisiones de CO2 y minimiza los niveles de ruido en un 50%, pero también permite un ahorro en consumo de hasta un 40% con respecto a los combustibles convencionales, además de su autonomía y facilidad de repostaje.

La campaña de ayudas para la transformación de vehículos a AutoGas en la Comunidad de Madrid comienza el 7 de junio y se extenderá hasta el 3 de diciembre de 2021, pudiendo solicitar los incentivos hasta el 31 de enero de 2022.

“Con esta campaña queremos dar un impulso a la movilidad sostenible en la Comunidad de Madrid, con el fin de alcanzar los objetivos planteados tanto a nivel europeo como a nivel nacional”, destaca Javier Navarro, presidente de Astrave. Por su parte, Estibaliz Pombo, gerente de Productos Energéticos de Repsol, señala que el AutoGas es “una alternativa real para la movilidad de hoy porque ofrece una gran autonomía y cuenta con una amplia red de infraestructuras distribuida por todo el territorio nacional”.

Actualmente, por las carreteras españolas circulan más de 150.000 vehículos con AutoGas, de los que más de 35.000 se encuentran la Comunidad de Madrid. Asimismo, el AutoGas cuenta con más de 700 surtidores instalados en las estaciones de servicio del país, de los cuales 51 están en Madrid. Repsol lidera la comercialización y distribución del AutoGas en el mercado español, con más de 415 puntos de suministro situados en sus estaciones de servicio de la Península y Baleares.

Desde Astrave y Repsol destacan, igualmente, que el AutoGas alarga la vida útil del motor de los vehículos al tener una combustión más limpia y generar una cantidad inferior de residuos. Este combustible incrementa la autonomía de los vehículos: al ser bi-fuel, se puede utilizar indistintamente ambos depósitos para recorrer hasta 1.200 km sin necesidad de repostar. Su alto rendimiento térmico y el índice de octanaje -superior al de la gasolina- hace que el vehículo mantenga su potencia, sin sufrir ninguna merma sobre las prestaciones originales.