Un vehículo concentra más de la mitad (52,1%) de sus visitas al taller en sus cinco primeros años de vida, tanto en el área de mecánica como de carrocería, según los datos publicados por Audatex en su informe 'Presente y futuro del sector posventa'.

 

En este amplio estudio, la consultora experta en soluciones digitales para el sector posventa muestra cómo el grueso de las entradas al taller se producen en los vehículos más jóvenes pese a que son los que menos peso tienen en el parque de vehículos, a favor de los vehículos de más de diez años, que copan el 53% del número de automóviles que circulan por nuestras carreteras.

En este contexto, los vehículos de hasta cinco años han pasado de representar el 46% de los ingresos de los talleres antes de la crisis al 32% actual, al tiempo que los de más de diez años han experimentado el proceso inverso, al pasar del 18% al 30% con que se estima que cierren en 2015, por lo que esa disminución ha supuesto un fuerte efecto en las cuentas de resultados del sector posventa. Además, ese impacto es mayor teniendo en cuenta que las visitas al taller se reducen drásticamente a partir de los diez años de antigüedad, aportando una menor rentabilidad.

De igual forma, la crisis en el sector de la automoción y la reducción de matriculaciones desde su máximo histórico alcanzado en 2007 también ha influido en la cuota de reparaciones en función de si son de carrocería o mecánica.

En ambos segmentos, el peso de los vehículos de hasta cinco años - el más rentable para los talleres - estaba equiparado antes de la crisis, mientras que desde entonces las reparaciones de carrocería han disminuido a un mayor ritmo debido a que ya no eran tan imprescindibles como las de mecánica.

Por su parte, los vehículos de más de diez años han incrementado su cuota, especialmente en el apartado de carrocería, pero no tanto por una mayor frecuencia al taller, sino porque el número de coches de este tramo de edad se ha disparado en pocos años y se prevé que llegue a 16 millones de unidades en 2017 (más del doble que al comienzo de la crisis).