En su última reunión de Junta Directiva, celebrada el 14 de noviembre en Madrid, la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) ha dado la bienvenida oficial a la Asociación Provincial de Talleres de Reparación de Automóviles, Recambios y Automoción en General de Granada (Asemtagra), miembro de la organización desde el pasado 25 de abril cuando su máximo órgano ejecutivo aprobó la entrada en la entidad como miembro de pleno derecho.

Asemtagra, presidida por Sebastián Ruiz, aporta a Conepa una experiencia de 42 años en el asociacionismo y 700 talleres miembro. Se convierte así en la entidad asociada a la federación número 18 y en la quinta de la comunidad andaluza, donde Conepa cuenta también con representación asociativa en las provincias de Almería (Asotecauto), Córdoba (Atricor), Jaén (Siderojaén) y Málaga (AMA).

asemtagra conepa

“Estos primeros meses en la federación han sido intensos y nos hemos implicado en los trabajos de Conepa desde el minuto uno”, señala María José Medialdea, gerente de Asemtagra. “Creemos firmemente en la necesidad y la fuerza que nos facilita la unión de las organizaciones empresariales en los distintos ámbitos territoriales para poder defender y ayudar aún más a nuestras empresas. Confiamos y coincidimos plenamente con los principios por los que se viene rigiendo Conepa”.

En palabras de Medialdea, “nos incorporamos a Conepa para sumar, para hacer valer la voz de nuestras empresas granadinas en este ámbito territorial, aunando siempre esfuerzos. Deseamos generar nuevas sinergias, tenemos ganas, interés, aportamos nuestra experiencia basada en 42 años de existencia con un trabajo desarrollado por éste, nuestro colectivo, al que cada día ponemos más en valor y al que nos sentimos muy orgullosos representar y defender”.

Por su parte, Ramón Marcos, presidente de Conepa, muestra su satisfacción por esta nueva incorporación e incide en que son muchos los retos del taller en el momento actual. “Tenemos un intenso camino que realizar para defender los intereses de las empresas ante las instituciones españolas y europeas, sin perder de vista el apoyo a nuestras asociaciones miembro, que tienen el contacto directo con las bases y son las principales transmisoras de sus preocupaciones”.