BP y Castrol quieren compartir con los conductores una serie de recomendaciones para evitar accidentes durante estas navidades, época en la que se producen más desplazamientos y durante la cual las condiciones climatológicas son peores. Una de las primeras es conocer la previsión meteorológica y las condiciones de las carreteras, a través de páginas oficiales como la de la DGT.

Si el tiempo es muy adverso es recomendable evitar la conducción. Si no es posible, es fundamental equipar bien el vehículo para hacer frente a heladas o nevadas y evitar cualquier contratiempo o accidente. Para ello, hay que contar con neumáticos de invierno, cadenas y kit de emergencia. Si el viaje es largo, también será necesario llevar mantas, pala, termo con bebidas calientes, ropa extra y linternas.

Asimismo, BP y Castrol recomiendan mantener la distancia de seguridad en todo momento y una conducción estable, con una velocidad moderada y sin maniobras bruscas. Además, alertan del peligro que supone interactuar con dispositivos tecnológicos, por lo que aconsejan no utilizar el teléfono móvil y configurar el GPS antes de comenzar el viaje. Llevar las luces puestas y no conducir con el cruise control en zonas heladas, son otros de los consejos.

Además de mantener un firme compromiso con la seguridad vial, BP y Castrol quieren acabar con algunos mitos peligrosos en las carreteras:

1. “Cuando conduces con nieve o hielo, usa las marchas en vez del freno”. La realidad es que todos los sistemas de frenado se pueden utilizar con suavidad. Lo importante es mantener el coche en línea recta cuando se cambie la velocidad y frenar con cuidado y tan suavemente como sea posible.

2. “Gira el volante en la dirección que derrapas”. Lo correcto es girar el volante en la dirección en la que quieres ir e intentar mantener el control del vehículo.

3. “Las luces de antiniebla sólo se deben utilizar cuando hay niebla”. Lo cierto es que se pueden utilizar en condiciones de visibilidad reducida. Sin embargo, si se hace un uso incorrecto, se pueden confundir con las luces de freno.

4. “Para iniciar la marcha de un vehículo parado, sobre todo en pendiente, es necesario acelerar mucho”. Las aceleraciones bruscas compactan la nieve y el hielo por debajo de los neumáticos lo que pule la superficie y dificulta el arranque. Se recomienda usar una marcha corta para arrancar y si las ruedas patinan, usar cadenas.

5. “La probabilidad de que se produzca un accidente de noche es menor porque hay menos tráfico”. Una afirmación que se aleja de la realidad y es que casi el 30% de los accidentes con muertes o lesiones graves ocurren entre las 19:00 y las 7:00 horas.

6. “Si no hay nieve en la zona por la que pasa el limpiaparabrisas, no hay peligro”. Para mantener la seguridad es necesario que no haya nieve en ninguna de las ventanas, ni el techo ni el capó. De lo contrario, la nieve puede deslizarse y dificultar la visión.

7. “Las nuevas tecnologías del vehículo alertan o corrigen si se produce un error del conductor”. Las tecnologías ayudan a la seguridad, pero no sustituyen al conductor. Hay que mantener la atención en todo momento, ya que las tecnologías como los sistemas de control de estabilidad o de antibloqueo de ruedas y frenos pueden ser ineficaces.