La Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha pretende, a través de un plan puesto en marcha por la Consejería de Agricultura, acabar con los ocho vertederos de neumáticos existentes en la región.

El plan de la Consejería contempla poner fin a los vertederos en Chiloeches (Guadalajara), Caudete y Hellín (Albacete), Cervera del Llano (Cuenca), Argamasilla de Alba (Ciudad Real) y Yunclillos, Consuegra y El Toboso (Toledo).

Estos trabajos, que se llevarán a cabo a través de la empresa pública Tragsa, servirán para retirar un total de 8.000 toneladas de ruedas distribuidas en ocho municipios. El ejecutivo intentará repercutir el gasto de la gestión a los propietarios de las parcelas.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha reconocido que está habiendo algunos problemas para sacar adelante el proyecto de reciclado de los neumáticos retirados tras el incendio de Seseña. Es por ello que, según ha dicho, estas 8.000 toneladas de neumáticos serán asumidas por los gestores de residuos.