En un entorno de fuerte crisis económica y caída del mercado, Automóviles Insulares, concesionario de Citroën, ha dado un paso al frente con la apertura de nuevas instalaciones en el barrio de Acorán, en Santa Cruz de Tenerife, que ocupan 6.100 metros cuadrados. Cuenta con vanguardistas espacios dedicados a la venta de vehículos nuevos y de ocasión y con 2.144 metros cuadrados destinados a posventa y piezas de recambio, así como un amplísimo taller de mecánica y chapa y pintura.

Al acto de inauguración acudió Paulino Rivero, presidente del Gobierno de Canarias; Ricardo Melchior, presidente del Cabildo Insular de Tenerife; José Manuel Bermúdez, alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y Alfredo Vila, director general de Automóviles Citroën para España y Portugal, entre otras personalidades.