Conepa, la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción, en relación a la noticia publicada sobre la regulación de la asistencia técnica a automóviles fuera de los talleres, quiere compartir lo que han transmitido a los asociados que les han pedido más información.

Tanto el Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles de sus equipos y componentes, como el RD 455/2010, que lo modifica, contemplan y regulan la asistencia en carretera. El primero en su artículo 4.4  y el segundo en el artículo 4.9.

Nos reproducen, seguidamente, lo indicado en este último, plenamente vigente:

La actividad de asistencia mecánica o eléctrica en carretera deberá ser realizada como servicio dependiente de un taller, por medios propios o por colaboración de terceros. Dicho taller deberá cumplir los requisitos establecidos en el artículo 4 de este real decreto. En todo caso, dicho taller será responsable de la calidad de la reparación y del cumplimiento de la normativa vigente.

No será necesaria la presentación de una declaración responsable para los prestadores legalmente establecidos en otros Estados miembros que ejerzan la actividad de asistencia mecánica o eléctrica en carretera, que estarán sujetos, en todo caso, al cumplimiento de la normativa vigente relativa a los trabajos de reparación de vehículos.

En cuanto a la competencia desleal que pudiera derivarse de talleres de asistencia en carretera no legales (cuyo control, especialmente en el último punto del párrafo anterior, podría resultar complicado), Conepa - nos recuerdan - mantuvo en su día contactos con la DGT, quien trasladó su inquietud a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, al considerar que era el organismo adecuado para analizar el control de la normativa.

A raíz de ello, la citada entidad llevó a cabo un seguimiento exhaustivo en las vías públicas de su responsabilidad, sin detectar incumplimientos en la norma.

Siguieron profundizando y concluyeron que la principal incidencia de talleres móviles ilegales no estaba en las vías principales de la red viaria española, sino en municipios y polígonos industriales.

A partir de ahí, las asociaciones de Conepa decidieron establecer procedimientos de denuncia por los cauces habituales utilizados para los talleres convencionales, mediante el número de matrícula del vehículo con el que operaba el presunto taller móvil ilegal como dato básico para formalizar la denuncia.

Si los talleres móviles a los que se refiere la noticia realizan otras funciones diferentes a las ya reguladas de asistencia de vehículos en carretera entonces, a juicio de Conepa son  actuaciones al margen de la legalidad, es decir, se trata de talleres ilegales y, como tales, no deben ser regulados, sino perseguidos en el marco de la ley.