El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) confirmó a Conepa que iniciará este mismo año un análisis para conocer los riesgos reales de la exposición a los humos de combustión diésel en aquellos lugares con fuerte presencia de vehículos, entre ellos los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos.

Contará para este estudio con la participación de Conepa, que ya en 2012 solicitó una investigación profunda al respecto y se ofreció para colaborar en esta iniciativa.

Recordemos que en un estudio hecho público en 2012, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, incluyó las emisiones de humos de combustión de los motores diésel en los listados de sustancias cancerígenas para el ser humano.

Desde entonces, Conepa ha mantenido contactos con el Instituto Nacional de seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) con el objetivo de aclarar el alcance real de la decisión de IARC y valorar la implementación de nuevas acciones para proteger la salud laboral de los profesionales del sector.

Ya durante ese mismo año, en respuesta a las inquietudes de Conepa, la directora del INSHT, Mª Dolores Limón, encargó un informe al Centro Nacional de Condiciones de Trabajo de Barcelona en el que se señalaba que los humos de combustión de motores diésel no están incluidos en la lista de sustancias susceptibles de producir cáncer, aunque sí algunos de sus componentes y el propio combustible diésel.

Hace tan solo unos días, Limón hizo partícipe a Conepa de un nuevo informe del mismo centro. Pese a que no se dispone de nuevos datos respecto a la susceptibilidad de que las partículas emitidas por los motores diésel sean carcinógenas, ni de los niveles de exposición que podrían incrementar los riesgos, lo cierto es que a la administración competente le preocupa este tema y va a acometer un estudio de situación en aquellas actividades con fuerte presencia de vehículos, entre ellos los talleres de automóviles.

"Incidimos en este asunto por la importancia que consideramos tiene, ya que nuestro sector da empleo a unas 140.000 personas, la mayor parte de las cuales están expuestas directamente a las citadas emisiones y muchas de ellas también al contacto con combustible diésel", expuso Víctor Rivera, secretario general de Conepa.