Ante las informaciones que se han ido publicando estos días en diferentes medios informativos dirigidos a los usuarios sobre la intención del Gobierno de endurecer las penas a los manipuladores de cuentakilómetros en la reforma de la Ley de Seguridad Vial, y en respuesta a las repetidas llamadas de medios de comunicación dirigidos a los usuarios que estamos recibiendo estos días, Conepa, Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción, ha manifestado estar a favor de que se persiga y se castigue esta práctica por la buena imagen del sector de posventa en su conjunto, pero, sobre todo, por el compromiso y respeto de nuestras asociaciones hacia consumidor final, al que nos debemos y del que esperamos confianza.

Además, desde la Federación señalan que, afortunadamente, "la incidencia de este problema ha ido disminuyendo en los últimos años, entre otras cosas por cuestiones técnicas: resulta mucho más fácil modificar el kilometraje en los cuentakilómetros analógicos que en los digitales, que incorporan hoy la mayoría de los vehículos y que están conectados con las unidades centralizadas de control de los vehículos. Hoy día, se puede decir que los que lo hacen son verdaderos especialistas en estas actividades fuera de la ley".
Asimismo, la entidad recuerda que el hecho de que las ITV tomen nota del kilometraje de los vehículos que pasan por sus instalaciones y que esta información entre en un registro centralizado y conectado con la DGT ayuda a ejercer un control más efectivo sobre estas prácticas.