LeasePlan ha elaborado un decálogo de normas básicas de conducción responsable, con el objetivo de reducir la tasa de siniestralidad y minimizar las lesiones que se producen, en caso de accidente, en flotas de empresa.

1. Una parte importante de los vehículos de empresa no está asignada a un único conductor. Por lo que, antes de ponerlo en marcha es necesario revisar el estado general del vehículo, además de la posición al volante del conductor, también hay que acomodar a cada persona la altura del asiento o el estado de los espejos retrovisores.
2. El asiento del vehículo siempre debe estar colocado lo más bajo posible en una posición que permita al pasajero llevar semiflexionados los brazos y las piernas. Esa es la posición más adecuada para que ante una colisión frontal con otro vehículo el conductor y el pasajero que viaja en la parte de delante del vehículo no se fracturen o lesione las piernas o las rodillas, una lesión bastante frecuente el pasado año, que sufrieron un 5% de los lesionados en un accidente en el que se vio implicado un vehículo de LeasePlan.
3. El volante tiene que estar colocado a la misma altura que la barbilla, mientras que la espalda y los hombros deben quedar apoyados en el respaldo del asiento. De lo contrario, la fatiga y los dolores ante viajes largos están casi garantizados.
4. Todos los conductores deben llevar siempre abrochado el cinturón de seguridad a la altura del cuello, sin rozarlo, y sobre los huesos de la cadera.
5. Por desgracia, la lesión más frecuente en los accidentes por alcance trasero (los más comunes entre los conductores de vehículo de empresa) es el esguince o latigazo cervical, de hecho un 74,7% de los lesionados en un siniestro en el que se vio implicado un vehículo de LeasePlan el año pasado padecieron esta dolencia. Una cifra altísima que se podría reducir si los conductores recordasen la necesidad de llevar siempre puesto el reposacabezas del asiento en una posición correcta en la que su borde superior esté ajustado entre el límite superior de la cabeza y la altura de los ojos.
6. Cualquier pasajero que no supere los 135 cm de altura, según la normativa actual vigente, debe utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y a su peso.
7. Nunca viaje con objetos sueltos en el interior del coche y menos en el salpicadero. Muchos conductores de empresa normalmente viajan con todo tipo de objetos sin sujeción dentro del habitáculo del automóvil que en caso de colisión o de una frenada brusca, pueden desarrollar un peso hasta 50 veces superior a su propia masa y golpear brutalmente a cualquier pasajero. Por lo tanto, es muy importante que los objetos se transporten en el maletero y, en caso de que no sea posible, que la carga esté asegurada con cintas o incluso con los propios cinturones de seguridad.
8. Todos los pasajeros deben mantener una distancia de seguridad de unos 25 centímetros respecto del airbag delantero. Este espacio es necesario para evitar un impacto directo y fuerte de la bolsa contra la cara.
9. Se recomienda llevar las sillas infantiles en sentido contrario a la marcha, siempre y cuando el dispositivo lo permita y el niño tenga menos de 4 años. Además el airbag instalado frente al asiento en el que viaja el menor debe estar desactivado porque ante una posible explosión en una colisión la sillita del niño puede ser desplazada hacia las plazas traseras del vehículo y suponer grave lesiones para los menores. En el caso de los vehículos de empresa, es frecuente retirar y volver a colocar las sillitas infantiles dentro del vehículo, por lo que es importante asegurar que su colocación es la correcta y que el airbag correspondiente está desactivado.
10. Si el airbag no se activó tras un golpe, antes de rescatar a los heridos, se deben retirar los bornes de la batería y esperar durante unos minutos para que el sistema quede desactivado. Así evitaremos resultar heridos con impactos o lesiones, tanto los heridos como las personas que los rescaten.