Continental ha presentado hoy ante la prensa especializada de España, Italia, Polonia y Rusia su nueva línea de frenos, Galfer. Incorporando esta gama a su catálogo, el fabricante alemán quiere cubrir el segmento que demanda un precio más ajustado entre las marcas premium, un segmento -el premium- donde ya se ubica su marca ATE.

Para su distribución, la política es elegir uno o dos grandes distribuidores por país, de entre los que ahora distribuyen ATE. De ese modo, los escogidos obtendrán un arma complementaria con la que reforzar su propuesta. Actualmente, ATE es distribuida en España por unos 60 distribuidores, pertenecientes a grupos como CGA, Groupauto Unión Ibérica o Gecorusa. Es con estos grupos con quienes se está negociando la distribución de Galfer, para que los recambistas que ya venden ATE de uno o dos de estos grupos protagonicen el lanzamiento de Galfer en nuestro país.
La expectativa de Continental es que Galfer cubrra un 80% del mercado de pastillas en el momento de su lanzamiento -en febrero- para llegar al 95% en dos años, mientras que con los discos espera pasar del 60 al 80% en el mismo periodo.
La marca Galfer se fabricaba en España (alta tecnología y competición en OE) y en Italia (vehículos de pasajeros también en OE); Continental ha llegado a un acuerdo con ambos fabricantes para la producción de la marca en aftermarket en líneas de producción específicas, distintas de las de OE pero aprovechando su know-how. En cualquier caso, Continental distribuirá el producto desde su almacén central en Alemania.