La Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto) y KOTRA, la Oficina Comercial de la Embajada de Corea, organizaron el pasado 1 de junio un fórum orientado a explicar las posibilidades de negocio que ofrece Corea a la industria de fabricación de componentes del automóvil.

Con una población de 50 millones de habitantes, Corea ocupa el 11º lugar entre los países con mayor PIB en el mundo y el 5º lugar entre los países fabricantes de automóviles. Se trata de un mercado de vanguardia con consumidores que buscan nuevos productos y que gozan de un importante crecimiento en su poder adquisitivo.

El 98% de los jóvenes coreanos completan la enseñanza secundaria y el 81,5% de ellos acceden a la enseñanza universitaria, cifras que configuran una mano de obra altamente cualificada. Por su parte, la industria de fabricación de componentes ocupa al 8,7 % de la población laboral.

En ese contexto, dicha industria supone el 6,7% de la producción industrial coreana y algo más de dos tercios de esa producción está dirigida al consumo interno y de la industria del automóvil radicada en Corea. En lo referido a la exportación de componentes, sus más destacados mercados son Estados Unidos, China, India, Eslovaquia y México, todos ellos países en los que los fabricantes coreanos de automóviles tienen presencia fabril.

Por otro lado, Corea importa componentes de automoción fundamentalmente desde China, Japón, Estado Unidos y Alemania. En la actualidad, está creciendo la participación del diésel en el mercado coreano, lo que está haciendo crecer de modo importante las importaciones desde Alemania.

ZF-TRW, Delphi, Magna Powertrain, Robert Bosch, Continental Automotive, Valeo, Faurecia o Denso ya están presentes con plantas de fabricación en Corea.

En 2015 se fabricaron 4,55 millones de vehículos en Corea, creciendo una media del 2,1% anual que, al tiempo, tira de la industria de fabricación de componentes.