Los líderes de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea) piden a los responsables políticos de la UE y a los gobiernos nacionales que intensifiquen el apoyo al sector del automóvil, que continúa lidiando con las consecuencias del Covid-19 y, a la vez, con la coyuntura en el camino hacia la neutralidad de carbono.

La crisis de la coronavirus ha sacudido a la industria del automóvil de la UE lo que, según datos de la patronal europea, ha provocado pérdidas de producción de más de cuatro millones de vehículos hasta la fecha, por un valor de unos 122.000 millones de euros. Las matriculaciones de todos los tipos de vehículos se han desplomado en los primeros nueve meses del año y se prevé que las ventas de automóviles caigan un histórico 25% en 2020.

En el marco de una reunión online, el presidente de Acea y director ejecutivo de Fiat Chrysler Automobiles, Michael Manley, ha señalado que “la pandemia del Covid es claramente el mayor riesgo individual al que se ha enfrentado la industria del automóvil. Está añadiendo grandes presiones sobre nuestro sector en un momento en el que atraviesa cambios tecnológicos fundamentales, así como la perspectiva de un Brexit sin acuerdo. Necesitamos con urgencia encontrar formas de superar esto con un daño mínimo a los empleos y las inversiones, y al mismo tiempo mantener un fuerte enfoque en el desafío climático”.

“El Plan Climático 2030, propuesto recientemente por la Comisión Europea, requerirá de inversiones adicionales por nuestra parte en este momento difícil”, ha añadido Manley. “Sin embargo, nuestras inversiones por sí solas nunca serán suficientes. Si queremos que la movilidad sin emisiones se convierta en una opción real para todos los europeos, también necesitamos una amplia red de puntos de recarga y estaciones de repostaje en toda la UE, junto con incentivos económicamente sostenibles”.

Por lo tanto, ACEA pide que el apoyo de los planes nacionales de recuperación frente al Covid se canalice hacia estas áreas, estimulando la demanda de automóviles, camionetas, camiones y autobuses con propulsión alternativa. Esto reforzará la recuperación económica de Europa, así como sus ambiciones climáticas.

En palabras de Henrik Henriksson, director ejecutivo de Scania y presidente de la Junta de Vehículos Comerciales de Acea, “nuestra industria está totalmente comprometida con el transporte de mercancías por carretera sin emisiones de carbono para 2050 a más tardar. Esto traerá un cambio radical para la industria de vehículos comerciales, así como para toda la cadena de valor en transporte y logística. Estamos listos para liderar esta transformación”.

“Los fabricantes han estado invirtiendo en un número significativo de camiones de cero emisiones que llegarán al mercado durante los próximos años. Lo que necesitamos que los Estados miembros hagan ahora es igualar nuestro nivel de compromiso mediante el despliegue de una red de estaciones de carga aptas para camiones”, insta Henriksson. “Respaldados por un marco de políticas totalmente coherente, que hace que los camiones de bajas y cero emisiones sean la mejor opción para los operadores de transporte, podemos hacer que esto sea un éxito y convertir los desafíos monumentales que enfrentamos hoy en nuevas oportunidades”.

El nuevo mapa interactivo de ACEA que muestra el impacto de la pandemia del coronavirus en la producción de turismos y vehículos comerciales ligeros hasta septiembre de 2020 (EU27 más Reino Unido) se puede encontrar pinchando AQUÍ.