Agentes de la Guardia Civil de Boiro han detenido al dueño de un taller por su presunta participación en un delito de estafa que superaba los 4.000 euros. La hipótesis apunta a que este hombre de 37 años y otro boirense, propietario de un turismo, habrían pactado la simulación de una avería importante en el coche echando arena por el depósito de combustible, informa el diario La Voz de Galicia.

De acuerdo a la investigación, la arena encontrada en el vehículo es la misma que se utiliza en el taller para la absorción de aceites del suelo. El detenido fue puesto en libertad tras conocer sus derechos. A continuación, ambos imputados serán citados por el juzgado instructor a medida que avance el proceso.