En el marco de la Operación Fusao, la Guardia Civil ha detenido a los siete integrantes de un grupo criminal especializado en el robo, desguace y venta de piezas de vehículos. Los detenidos, siete hombres con edades comprendidas entre los 39 y los 63 años, son autores de 59 delitos, 54 de ellos por sustracción de vehículos de un mismo grupo automovilístico a los que "maquillaban" o desguazaban en talleres clandestinos para darles salida enteros o por piezas.

El Área de Investigación de la Guardia Civil de Illescas abrió la Operación Fusao cuando detectó un nuevo incremento en los delitos de sustracción de vehículos en localidades de la Comarca de la Sagra. Los delincuentes sustraían vehículos de distintas marcas pero pertenecientes a un mismo grupo automovilístico y con una antigüedad no superior a los cinco años, informa el portal CLM24.es según informaciones de la propia Guardia Civil.

La Benemérita se encontró frente a un grupo criminal altamente especializado y con una estructura muy definida, existiendo entre ellos distintos grupos de trabajo. En uno de estos grupos estarían dos o tres delincuentes especializados en la apertura y sustracción de los vehículos, desactivando sus sistemas de seguridad o clonando las llaves tras obtener los códigos de seguridad. Después los estacionaban durante varios días en distintas calles, donde comprobarían si eran localizados a través de los sistemas GPS que llevan instalados muchos de ellos y así evitar que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado localizaran los talleres clandestinos cuando los trasladaran hasta ellos.

Otros miembros de este entramado delictivo desarrollarían su trabajo en estos talleres, donde "maquillarían" los vehículos modificando su número de bastidor, placas de matrícula y documentación para venderlos a menor precio que en el mercado legal, o bien los desguazan por completo para vender las piezas también a menor coste de mercado.

La Guardia Civil ha recuperado importante material que ha permitido esclarecer 54 delitos de sustracción de vehículos que habrían generado un perjuicio patrimonial a sus legítimos propietarios de más de 800.000 euros

Los agentes del Área de Investigación de Illescas comprobaron la existencia de dos puntos que eran utilizados como centro de operaciones para del desmontaje y despiece de los vehículos en las urbanizaciones de Torrejoncillo de los Higos y San Marcos, de las localidades de Ugena y El Viso de San Juan, respectivamente.

Una vez analizada toda la información, la Guardia Civil, en colaboración con las Policías Locales de las localidades de Ugena, El Viso de San Juan y Cedillo del Condado, llevó a cabo la explotación de la Operación Fusao. Se realizaron dos registros en los talleres clandestinos localizados, donde los agentes detuvieron a tres delincuentes en Ugena y cuatro en El Viso de San Juan.

Los hechos fueron cometidos en localidades de Toledo (Esquivias, Bargas, Illescas, Ugena, Yuncos, Pantoja, Palomeque, Seseña, El Viso de San Juan y Numancia de la Sagra) y Madrid (Torrejón de la Calzada, Majadahonda, Fuenlabrada, Parla, Móstoles, San Fernando de Henares, Leganés, Getafe, Torrejón de Ardoz y Madrid capital).

Para la identificación de este material, la Guardia Civil ha contado con la colaboración de un perito judicial especialista perteneciente al Centro de Recuperación de Vehículos de Zaragoza. Además de este material, ha intervenido gran cantidad de herramientas, una máquina de diagnosis utilizadas para la ocultación de los números de bastidor y cinco vehículos.