El pasado 12 de marzo entró en vigor el Real Decreto ley 5/2021 por el que se establecen medidas de apoyo extraordinario para negocios que se han visto afectados por la pandemia del Covid-19. Sin embargo, distribuidores y talleres están excluidos de estas ayudas de entre 4000 y 200.000 euros que se dan a empresas que acrediten una bajada en la facturación de 2020 en relación a 2019 de al menos un 30%.

“Obviamente no estamos de acuerdo con esta decisión y nos hemos puesto en marcha”, destacan desde la Asociación Catalana de Recambistas (CIRA). Una de las acciones que ha emprendido junto con la Federación Catalana de Talleres de Reparación de Automóviles (Fecatra) es el envío, el pasado 29 de marzo, de un comunicado a la atención de Montserrat Vilalta, directora general de Comercio de la Generalitat, para expresarle este desacuerdo y solicitarle que distribuidores de recambios y talleres puedan también beneficiarse de dichas ayudas.

Según informa en su página web, CIRA representa a las empresas de la distribución de recambios de automoción en Cataluña, una actividad que supone el 20% de la facturación de todo el Estado, con unas ventas de 1.587 millones de euros. Además, presta servicio a los talleres de reparación con más de 600 puntos de venta, que dan ocupación directa a más de 4.500 trabajadores.

Por su parte, Fecatra agrupa a las asociaciones provinciales de talleres de reparación y mantenimiento de automóviles y motocicletas de Barcelona, Girona, Lleida, Sabadell, Terrassa y Tarragona. Representa a 5.000 empresas, lo que supone cerca del 80% de todos los talleres que operan en Cataluña. Se trata de un sector formado por 7.000 pymes y micropymes, 5.800 autónomos, 16.000 millones de euros de facturación y 52.000 persones ocupadas.

“En ambos casos (distribuidores y talleres), el volumen de negocio y la utilidad de nuestros servicios hacen que merezcamos ser apoyados por la Administración pública. Además, en Cataluña nuestra caída en facturación ha sido mayor porque hemos tenido restricciones en la movilidad más estrictas que en otras comunidades”, destacan desde CIRA en su misiva.

Por su parte, Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha abierto la posibilidad de ampliar a otros sectores estas ayudas. Por este motivo, CIRA y Fecatra se han dirigido conjuntamente al Gobierno de la Generalitat para que actúe en defensa del tejido productivo catalán. “Solicitamos que se nos incluya en el listado de colectivos susceptibles de ser beneficiarios de las ayudas extraordinarias Covid”, afirman.

“No hay razones objetivas para discriminarnos y no ayudar a empresas de nuestros sectores que hayan sufrido caídas de facturación del 30% o más”, añaden desde CIRA. “Además, el hecho de que en las actividades de distribución de recambios y reparación de automóviles haya un gran número de pymes, micropymes y autónomos, impide recurrir a los ERTEs salvo en caso de cierre total de las instalaciones. Una vez volvimos a la actividad, tuvimos que recuperar a nuestras plantillas para asumir el nivel de servicio que se nos exigía, pero no hemos tenido herramientas para modular correctamente la relación demanda de servicios/fuerza laboral disponible. El resultado ha sido una inevitable caída de la facturación que amenaza en muchos casos la supervivencia de los negocios”.

Desde la asociación esperan la Generalitat inicie los trámites para la inclusión de distribuidores de recambios y talleres en las ayudas que establece el Real Decreto ley 5/2021.