Las empresas españolas Graphenano y Grabat Energy, junto con la Universidad de Córdoba han desarrollado unas baterías de polímero de grafeno que ofrecen a los coches eléctricos una autonomía de mil kilómetros.

 

Además, pueden cargarse en apenas ocho minutos, como ya indicamos en un artículo publicado en esta misma web.

Cobran ahora más sentido aquellas declaraciones de altos directivos, primero de Audi, y después de Volkswagen, prometiendo coches eléctricos con autonomías de 500, 600 y hasta 700 kilómetros, para 2017 o 2018.

Según afirman sus creadores, está batería lo tiene todo: más potencia, más densidad de carga, más vida útil, mayor velocidad de recarga y menor precio.