Mientras que las visitas a las exposiciones de los concesionarios han caído en un 60% en el último año, crecen las visitas virtuales, en concreto El 20% de las visitas ya proceden de smartphones y tablets, según AutoScout24.


A juzgar por estas cifras, todo parece indicar que a la hora de buscar coche, el escaparate que interesa a los posibles compradores ya no es el clásico acristalado del concesionario, sino el de los dispositivos móviles. Ante esta situación, no es de extrañar que concesionarios, compraventas e incluso portales online hayan aumentado sus visitas online en un 15% en el último año y se hayan adaptado a los nuevos tiempos cambiando su estrategia de ventas, subiendo su oferta de coches a la red o creando aplicaciones para móviles que permitan a los vendedores, a título individual, colgar en Internet información y fotos de toda su oferta en stock.
AutoScout24, a la vista de esos datos, ha lanzado una nueva app móvil que permite tanto a particulares como profesionales introducir información sobre los vehículos a la venta directamente desde el iPhone. De esta forma, sin inversión adicional alguna, pueden interactuar con los compradores, ofreciéndoles búsquedas filtradas por criterios como la marca, el modelo, el precio, el año o el kilometraje, evitándole el recorrido concesionario por concesionario y coche por coche.
De hecho, mediante este canal de venta online el tiempo medio que tarda en venderse un coche se reduce en una tercera parte (de 133 a 85 días), lo que pone de manifiesto su eficacia a la hora de dinamizar la demanda.
Según el director de Marketing de AutoScout24, David Herranz, "estamos en un momento en el que si el cliente no va al concesionario, tendrá que ser el concesionario el que busque al cliente y le ponga en la palma de su mano la oferta disponible para que sea accesible a través de su móvil".
Las aplicaciones para dispositivos móviles de AutoScout24, entre las que se encuentran los servicios para iPad y Android, acumulan hasta la fecha más de 350.000 descargas sólo en España y alrededor de 5,6 millones en toda Europa.