El escenario actual se está volviendo cada vez más competitivo, también para los talleres y servicios oficiales de posventa y reparación de vehículos. Las menores matriculaciones (han caído en más de un 50% entre 2007 y 2013), el aumento de calidad en los coches y el progresivo envejecimiento del parque reducen los pasos por el taller y las reparaciones.

 

De hecho, un informe de la consultora Audatex, especialista en valoración de siniestros, establece que para 2017 se realizarán alrededor de 4,7 millones de reparaciones en España, lo que supone un 26% menos que las realizadas en 2008.

El informe estima, por lo tanto, "que el mercado español apenas tendrá carga de trabajo para 28.000 talleres, por lo que es de esperar un ajuste natural en el sector que afectará de lleno a unos 17.000 centros", el 40% de la planta total, estimada en 45.000 reparadores. Su viabilidad futura estaría así en riesgo.

La consultora pone el listón en 2017 porque varticina que para ese año "los indicadores ecómicos relacionados con la venta de vehículos empezarán a mejorar". En su opinión, en ese año las ventas de vehículos recuperarán el millón de unidades y el número de reparaciones volverá a crecer, en torno al 1% en el año.

Sin embargo, los escasos dos años que quedan hasta entonces son clave para que los reparadores mejoren su competitividad. "De aquí a 2017, los talleres deberán modernizarse para hacer frente a un escenario complejo marcado por tres factores: el progresivo envejecimiento del parque automovilístico que sumará 16 millones de coches de más de diez años en 2017 y el descenso de la facturación", avisan desde Audatex.

Estos coches más antiguos realizan reparaciones más baratas, pero además el rodaje medio de los coches ha caído un 27% (se hacen menos kilómetros) y las reparaciones se limitan a las imprescindibles.

Los más penalizados son los servicios oficiales de posventa, que ven cómo se pierde progresivamente su negocio de taller porque los clientes apuestan por los multimarcas, especialmente una vez acabada la garantía del vehículo.

En concreto, en el informe del pasado octubre de la consultora Snap On Businness para la asociación nacional de vendedores de coches y talleres Ganvam ya indicaba que "la aportación del área de posventa (taller y recambio) al resultado de los concesionarios se redujo nueve puntos porcentuales, hasta situarse en el 54% de aportación actual".

En este sentido, el área de recambios, la que más rentabilidad deja al concesionario, redujo su peso en siete puntos porcentuales en el primer semestre. Asimismo, en los últimos cinco años el volumen de actividad de las redes oficiales ha experimentado un descenso del 25%, principalmente en carrocería y mantenimientos.

"Este nuevo contexto en el que el 80% de los coches que se repararán tendrán más de diez años obligará a los concesionarios oficiales a redefinir su plan de trabajo si quieren fidelizar a sus clientes y atraer al grueso del parque rodante: aquellos vehículos más veteranos que hasta ahora no formaban parte de su negocio central", detallan en el informe.