En los últimos años han crecido de manera exponencial el número de negocio sin control oficial en la provincia de Cádiz, debido a la demanda de reducir costes en el mantenimiento de los vehículos, manifiesta la vozdigital.es en un artículo que les adjuntamos.

 

En este sentido, el representante de la Federación de Empresas del Metal de Cádiz (Femca), José Muñoz, apunta que el 60% de los siniestros que se producen en la provincia son reparados en estos talleres piratas. La realidad es simple: aquellos golpes de los que no se hace cargo la aseguradora suelen quedarse en manos de mecánicos con establecimientos ilegales.

"Hoy en día parece ser que cualquiera que tenga un garaje abierto a la calle resulta que puede cambiar el aceite, pintar el coche o sustituir las ruedas. Existe un gran peligro en todo ello que va más allá de la competencia desleal que se le hace a los negocios que cumplen con la normativa", advierte el dirigente.

El riesgo está luego en la carretera, agrega. "Al menos ése es el más grave, luego está el problema de que no existe garantía de la reparación ni se puede realizar ningún tipo de reclamación, motivos por los que cada día recibimos una gran cantidad de denuncias", indica Muñoz.