Rastreator.com, coincidiendo con la llegada del verano, momento en el que se producen más desplazamientos de vehículos, ha llevado a cabo un análisis sobre la evolución de los precios del combustible en España, así como del gasto y consumo que realizan los españoles y las medidas de ahorro más populares que adoptan.

 

Según afirma la patronal europea de las petroleras (AOP), la gasolina se ha encarecido hasta alcanzar máximos anuales, a pesar de que su venta ha caído un 31% desde 2007. En cambio, el precio gasóleo ha experimentado un acusado descenso en los últimos meses, acentuando la brecha económica entre ambos carburantes.

Actualmente, el litro de gasolina es un 9,8% más caro que el de gasóleo (0,11euros/litro de diferencia), lo que se traduce en una diferencia de cerca de 6,5 euros al llenar un depósito de 55 litros.

Por su parte, el año pasado el gasto medio por hogar en carburantes cayó un 4% hasta situarse en 1.296 euros anuales, cifra que representa un 4,8% del gasto medio total de las familias españolas. De hecho, el gasto en gasolina o gasóleo, además de ser una importante partida en el presupuesto familiar, supone dos tercios del gasto total de mantenimiento de un vehículo, calcula Audatex España.

Un estudio realizado por Rastreator.com detalla que el 78% de los conductores toma medidas para ahorrar en combustible. Entre éstas, la más frecuente para casi la mitad es buscar las gasolineras más baratas, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta que el precio de los carburantes puede variar entre un 15 y un 20% depende la estación de servicio.

A continuación, un 35,6% de los conductores apuestan por recorrer distancias menores y hacer menos kilómetros y uno de cada cuatro reduce la velocidad o intenta mantenerla estable. No debemos olvidar que a partir de los 90 km/h el consumo de combustible se dispara y de la misma manera que si mantenemos el motor al ralentí pisando el acelerador.