Todos los modelos nuevos de turismos y vehículos industriales ligeros que se comercialicen en cualquier estado miembro de la Unión Europea deberán incluir de fábrica el control de estabilidad a partir del próximo 1 de noviembre.

 

Desde ese día ya no será posible vender, en ningún estado miembro de la Unión Europea, un coche o una furgoneta nuevos que no hayan salido de fábrica con el Control Electrónico de Estabilidad. Asimismo, la obligatoriedad de incorporar este sistema se hará extensiva también al resto de vehículos, a excepción de las motocicletas, conforme establece el Reglamento (CE) nº 661/2009.

Los estudios basados en investigación de accidentes de tráfico demuestran que los sistemas de control de estabilidad reducen el número de accidentes graves hasta en un 50% y evitan hasta el 80% de los accidentes por derrapaje. Junto con el cinturón de seguridad se ha convertido en el sistema de seguridad más eficaz que ha existido.

Desde el comienzo de su actividad Centro Zaragoza ha tomado parte activa en el estudio y difusión de buenas prácticas de seguridad vial y, en especial, en el análisis de la eficacia de nuevas tecnologías de seguridad en los vehículos, con el fin de popularizar aquellos sistemas que ofrecen una mayor protección a los usuarios, para que ayuden a salvar vidas en nuestras carreteras.