"El sector del automóvil es el baluarte del crecimiento en España". Mediante esta frase definió Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, al sector en la presentación de las grandes cifras del mismo.

El automóvil contribuyó a la Hacienda Pública en 2014 con 25.700 millones de euros, un 2,3% más que en el año anterior. Especial relevancia tuvo el capítulo de IVA en la adquisición de vehículos, que se incrementó un 20% respecto al ejercicio anterior, alcanzado los 2.884 millones de euros. En relación al uso del vehículo destaca el consumo de carburante, una partida que aporta 19.190 millones de euros a las Arcas Públicas.

 

Por su parte, la facturación del conjunto de marcas de vehículos que operan en España ascendió el pasado ejercicio a 47.228 millones de euros, un 14,4% más que en 2013. Si a esta cifra sumamos la facturación del sector de componentes (29.723 millones de euros), el resultado que la facturación conjunta de vehículos y piezas suma casi 77.000 millones de euros.

La industria de automoción continúa incrementando su participación en el PIB español. La fabricación de vehículos y componentes representa ya un 7,3% del PIB nacional, es decir 7 décimas más que en 2013. Si a esto sumamos las actividades de comercialización, postventa, servicios financieros, seguros, etc., la participación del automóvil en el PIB español se eleva hasta el 10%.

Asimismo, el empleo en las factorías y también en las concesiones continúa al alza. El sector del automóvil representa ya un 8,7% de la población activa, 6 décimas más que en el ejercicio anterior. El empleo en fábrica muestra una altísima calidad y estabilidad: el 85% de los contratos en factorías siguen siendo indefinidos.

Las exportaciones de vehículos continúan siendo un renglón elemental del impulso del sector. El sector de automoción representa el 17,6% de las exportaciones españolas, es decir, casi 1 punto porcentual más que en ejercicio anterior.

El automóvil es el sector que mejor balance comercial presentó en el año 2014. Se alcanzó un superávit comercial de 16.063 millones de euros, una cifra diez veces superior al nivel pre‐crisis. En dos años, el automóvil suma más de 32.000 millones de euros de superávit comercial, algo que no había ocurrido nunca en la historia.

Los Planes Pive moderaron durante 2014 el continúa envejecimiento del parque de turismos. No obstante, la antigüedad del parque de turismos en España se situó el año pasado en 11,3 años de media de antigüedad, frente a los 10,8 años de 2013. Para poder incrementar el ritmo de descenso de la edad media del parque es necesario mantener un mercado por encima de 1,2 ó 1,3 millones de turismos al año.