La alternativa de un carburante, muy poco conocido para el automovilista español, y mucho más conocido en el resto de europa, el Gas Licuado del Petróleo (GLP) o también denominado Autogas podría crecer en nuestro mercado.

Es un carburante que puede ser usado en motores de gasolina, que cuesta la mitad de precio que la variedad de 95 octanos, duplica la vida del motor y no produce emisiones contaminantes perjudiciales para la salud, aunque sí CO2.El GLP es un carburante que mueve en este momento 15 millones de vehículos en todo el mundo, de los que 8 millones se sitúan en Europa, de forma que es el combustible alternativo más utilizado en todo el planeta.

Cualquier vehículo que funcione con gasolina puede ser adaptado para el uso de GLP como carburante. Tras la modificación de la legislación que lo regulaba actualmente ya está permitida la adaptación de cualquier vehículo de gasolina a GLP, aunque no todos los modelos que se comercializan en España pueden ser transformados conforme a la ley en la actualidad.

Los defensores del GLP consideran que esta situación va a cambiar en España a corto plazo, pues las petroleras parece que se han comprometido a que, en el año 2015, se hayan instalado 1.000 puntos de suministro,  repartidos de forma que se puedar viajar únicamente con GLP por toda la geografía, con una previsión de 200.000 coches a esa fecha.