Datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) revelan que las ventas de coches usados durante el primer trimeste se incrementaron un 17,3%, gracias en gran parte al buen comportamiento de los coches seminuevos, aquellos con una media de edad inferior a tres años.

De hecho, en lo que va de ejercicio, las ventas de este tipo de vehículos se han disparado un 47,6% y ya acaparan el 20% del mercado, cuatro puntos más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Los modelos de este rango de edad son, sin duda, los más demandados y también los que más problemas de stock representan para los concesionarios. Según datos de la consultora MSI, hasta marzo, faltaban unas 6.000 unidades para cubrir la demanda existente de coches usados “jóvenes”.

Pero en cualquier caso los coches con más de diez años de edad siguen siendo, en lo que va de año, los más vendidos en el mercado de ocasión, representando un 51% del total y creciendo a un ritmo del 13,8%.

El peso de este tipo de vehículos hizo que el año pasado la edad media del mercado de ocasión fuera de 10,8 años, cifra que se repetirá en 2016, prevé Faconauto.

Para Jaume Roura, presidente de la patronal, no es una buena noticia que las ventas de coches usados de más de diez años sigan protagonizando el mercado. “Eso quiere decir que estos vehículos continúan en circulación y, en consecuencia, que no se está renovando el parque automovilístico español, cuya edad media no deja de crecer”.

“Esperamos que, en 2016, acabe en los doce años, intensificando aún más los problemas en seguridad vial o emisiones al medio ambiente. Es prioritario que estos coches salgan del circuito del mercado de ocasión”, agrega acto seguido.