El Ministerio Público ha solicitado penas por un total de ocho años de cárcel y multas de cerca de 8.000 euros para un hombre acusado de un delito continuado de apropiación indebida y otro de estafa, tras supuestamente causar un perjuicio en la empresa en la que trabajaba por más de 158.000 euros.

 

Según recoge la calificación del fiscal, el procesado ocupaba la plaza de jefe de recambios de una empresa de vehículos, en la que desde el día 1 de abril de 2007 hasta el 2 de julio de 2009, "con la intención de obtener un beneficio ilícito", presuntamente ideó una serie de apuntes contables para "apoderarse de pagos y material de la empresa".

En este sentido, el Ministerio Público detalla que se apoderó de diversas piezas y cantidades que debía haber ingresado en la empresa y se apropió de cantidades de pagos realizados por clientes, contabilizando estas operaciones como atenciones comerciales o descuentos o haciendo desaparecer la pieza mediante una regularización contable como la pieza perdida.

También, según el fiscal, se apoderó directamente de piezas que no abonó para uso propio y venta a terceros que luego regularizó contablemente como pérdidas, además de realizar compras y ventas de piezas inexistentes. El total del perjuicio se ha estimado en 158.503,59 euros.