El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, señaló su predisposición al mantenimiento en el futuro de planes de incentivo a la compra de automóviles, como el actual Pive 4, por sus resultados beneficiosos para el sector del automóvil, sin olvidar los ingresos públicos y mejora medioambiental.

Soria resaltó seguidamente la predisposición de Industria a seguir con programas de incentivo, siempre que haya fondos disponibles, ya que tienen un retorno en términos de ingresos fiscales, además de fomentar la sustitución de vehículos menos eficientes por otros más respetuosos y servir para activar el mercado.

El ministro afirmó que en un principio tenía dudas sobre la bondad de los planes de incentivo a la compra y de cómo el uso del dinero público iba a fomentar el consumo. Sin embargo, pronto le convencieron los beneficios que derivaban de este tipo de medidas.

Del mismo modo, subrayó que en los últimos tiempos la industria del automóvil española ha recibido "buenas noticias" por parte de las casas matrices, con la adjudicación de nuevos modelos en diferentes plantas.

Soria indicó entonces que en un futuro cercano podría haber más anuncios de localización de nuevos vehículos en las factorías nacionales por parte de los fabricantes de automóviles. "Podría haberlo y sería deseable, porque España se ha posicionado en términos de reformas estructurales y de evolución de costes laborales unitarios como uno de los países más atractivos en Europa", agregó.