El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes la edición para 2015 del Plan Movele de incentivo a la compra de vehículos eléctricos, que tendrá una dotación de siete millones de euros, lo que supone una rebaja en comparación con el presupuesto anual de diez millones de euros de las dos ediciones anteriores.

 

Así, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, indicó que este programa sirve para incentivar y para promover la adquisición de vehículos eléctricos nuevos.

De la misma forma, explicó que entre las novedades que incluye el Plan Movele para 2015 destaca la obligatoriedad de instalar un punto de recarga por un importe máximo de 1.000 euros por vehículo, para todas las categorías, salvo para los cuadriciclos ligeros, que será de 150 euros.

La gestión de estas ayudas directas se llevará a cabo por parte del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) y pretende apoyar a los sectores de fabricantes de vehículos, de componentes y de infraestructuras de carga.

Señalar que estos planes de incentivos a la compra de eléctricos, puestos en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en 2012, han tenido un efecto positivo sobre el parque de este tipo de modelos, que ya alcanza las 10.000 unidades en España.

Además, el Plan Movele 2015 también se establece un precio máximo de adquisición de 40.000 euros y recoge la incompatibilidad con otros programas puestos en marcha por el Gobierno, al contrario de lo que sucedía hasta el momento. El Plan tampoco tendrá carácter retroactivo.