La Eurocámara se ha posicionado sobre la norma que regula las inspecciones técnicas de vehículos, con el fin de mejorar la seguridad en las carreteras. Los diputados respaldan la propuesta de la Comisión de ampliar las inspecciones periódicas a motocicletas y ciclomotores, así como a algunos remolques. Además, apoyan un sistema basado en niveles de riesgo para realizar inspecciones en carretera de vehículos comerciales y nuevas reglas sobre la documentación de los vehículos.

La primera directiva actualiza una legislación en vigor desde 2009, que fija normas mínimas a nivel europeo para las inspecciones de vehículos y se aplica a los turismos, autobuses y autocares destinados al transporte de personas, así como a los vehículos pesados de transporte de mercancías y sus remolques.
Los eurodiputados han votado a favor de extender las inspecciones obligatorias a las motocicletas a partir del 2016 y a los ciclomotores a partir de 2018, a no ser que la Comisión concluya que las inspecciones a los ciclomotores son inefectivas.
Por su parte, los remolques que pesen más de dos toneladas y los remolques de caravanas superiores a 750 kilogramos también deberían superar revisiones periódicas. Estas categorías de vehículos están, en la actualidad, excluidas del sistema común, por lo que sus inspecciones son competencia de los Estados miembros. La propuesta de la Comisión también incluía estos vehículos, aunque la comisión de Transportes del PE se posicionó en contra.
Los eurodiputados abogan por mantener los estándares actuales para los remolques de más de 3,5 toneladas y sugieren mantener el requisito mínimo actual de cuatro años para la primera inspección técnica de los coches, a las que se sucederán controles cada dos años.
Con el fin de mejorar la eficiencia de las inspecciones en carretera de vehículos comerciales, los eurodiputados han respaldado la segunda propuesta legislativa, que prevé la creación de un sistema de evaluación del riesgo. Según el texto aprobado, las empresas se clasificarían de acuerdo con los resultados de sus vehículos en las inspecciones técnicas. Los vehículos de mayor riesgo serían objeto de inspecciones en carretera por las autoridades de los Estados miembros.
De acuerdo con el tercer texto legislativo votado, los documentos de los vehículos se almacenarían en registros nacionales electrónicos. Esto facilitará el intercambio de información entre los Estados miembros y ayudará a combatir el comercio ilegal de vehículos robados. También contribuirá a la verificación de los certificados de las inspecciones en carretera en otros Estados miembros distintos al emisor.
El PE coincide con la Comisión en que las dos directivas sobre revisiones técnicas de vehículos deberían pasar a ser reglamentos, aplicables directamente en los Estados miembros, aunque estos tendrían la opción de fijar estándares más estrictos.
En España, las inspecciones anuales de turismos se realizan a partir del noveno año y las motocicletas y ciclomotores ya están sometidos a inspecciones (cada dos años para los más antiguos).
Según cifras de la Comisión, las deficiencias técnicas de los vehículos provocan más de 2.000 víctimas mortales al año en la UE. Entre 900 y 1.100 de esas muertes podrían haberse evitado si se hubiera perfeccionado el sistema de inspecciones técnicas.