El Plan Pive 4, en vigor desde la pasada semana, recibirá entre dos y cuatro millones de euros adicionales para su presupuesto, procedentes de remanentes de los planes anteriores.

Las tres ediciones anteriores de los Planes Pive agotaron sus fondos por completo, aunque algunas operaciones no se llegaron a validar por algún defecto en el procedimiento (problemas con la documentación) o porque el comprador revocó su reserva.

Estas operaciones no ejecutadas en los anteriores planes han generado un remanente de entre dos y cuatro millones de euros, que ahora se sumará a los 70 millones asignados al Pive 4.

La cuarta edición del plan de incentivos se mantendrá hasta el agotamiento del presupuesto o durante un plazo de seis meses. El programa permitirá la renovación de más de 70.000 automóviles, que se suman a los 295.000 vehículos sustituidos con los tres planes anteriores, según datos del Gobierno.

El Plan Pive 4 incorpora como principal novedad la extensión de las ayudas a personas con movilidad reducida que compren un vehículo adaptado. Se mantienen las características de las anteriores ediciones, con un incentivo de 2.000 euros por vehículo (a partes iguales entre el Ejecutivo y el concesionario), que se eleva a 3.000 para vehículos adaptados a discapacitados y familias numerosas.