La situación en que se encuentran los concesionarios españoles de automóviles tiene ya características de ópera chusca, advierte el periodista Jorge Palacios en su blog personal.

 

El jueves de la pasada semana, cuando el sector daba por seguro que el Consejo de Ministros que se celebraría al día siguiente iba a aprobar finalmente el Pive 7, la séptima edición del plan de ayudas a la renovación del parque con vehículos más eficientes y ecológicos, se llevaban gastados 142 millones de euros de los 175 que, hasta ahora en teoría, se habían asignado. Llegó el esperado viernes y el plan no se aprobó.