El precio medio de los vehículos de ocasión se situó en febrero en los 12.344 euros, un 2,2 % inferior al mismo mes de 2012, lo que supone su nivel más bajo de los últimos cuatro años, según refleja el 'Observatorio europeo de precios' elaborado por la plataforma de vehículos en la red AutoScout24.

El estudio explica cómo los concesionarios y compraventas están rebajando los precios de sus VO para hacerlos más competitivos frente al vehículo nuevo y así garantizar una salida rápida a un stock que se deprecia rápidamente por el simple hecho de estar ya matriculado.

Recordemos que en el Plan Pive 2, el vehículo usado parte de una clara posición de desventaja frente al nuevo, que está incentivado con unas ayudas de al menos 2.000 euros, a los que hay que sumar las promociones y descuentos históricos de más de 3.000 euros que vienen realizando marcas y distribuidores para animar las ventas.

El hecho de que los vehículos seminuevos se hayan quedado fuera de la ampliación del programa ha desposicionado claramente los precios de toda la cadena de usados, principalmente de los kilómetros cero, que si bien antes se vendían entre un 20 % y un 25 % más baratos que uno nuevo, ahora ya no resultan comparativamente tan atractivos a los ojos de los consumidores.

En este mismo sentido, las ventas de vehículos de ocasión crecieron un 8,3 % en febrero, hasta las 147.889 unidades, lo que situó la relación de ventas VO/VN en valores de 2,6 a 1, el más alto de la historia.

El mercado de VO acumula así un incremento del 14,6 % en los dos primeros meses del año, frente al retroceso del 9,7 % del segmento de nuevos, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

La asociación considera que en el último mes los vendedores están empujando especialmente la venta del vehículo de ocasión, para evitar su depreciación y sobrecostes financieros debido a que en el intervalo entre el Pive 1 y el Pive 2 confiaron demasiado en que los usados de un año entrarían en esta ampliación y se vieron con un sobrestock de estos vehículos.

Esto explica que las ventas profesionales de vehículos de ocasión más jóvenes crecieran un considerable 51,2 %, por encima de los usados de entre cinco y diez años, que subieron un 13,9 % y de los de más de diez, que cayeron un 2,6 %.