El importe medio de los vehículos de ocasión se situó en marzo en los 12.248 euros, un 2,7 % inferior al mismo mes de 2012, ahondando así su caída hasta mínimos históricos, según refleja el 'Observatorio europeo de precios', elaborado por la plataforma de vehículos en la red AutoScout24. Los precios registraron un descenso acumulado del 3,3 % en el primer trimestre.

Así pues, el precio de los vehículos usados encadena ya dos meses consecutivos de bajadas tras la entrada en vigor del Plan Pive 2, que excluye de las ayudas a los coches usados, lo cual ha motivado un desposicionamiento de precios, haciéndolos menos competitivos frente al nuevo.

Los vehículos nuevos marcaron un precio medio de 18.000 euros el pasado marzo, lo que supone un 50 % más que un vehículo de ocasión, que se movió en los 12.000 euros. De esta forma, ambos segmentos estrechan su diferencial de precio en 6.000 euros, un desembolso que para muchos conductores está más que justificado aunque sólo sea por el componente emocional que supone tener un coche nuevo.

En palabras de AutoScout24, este tira y afloja entre nuevos y usados se mantendrá en los próximos meses, si bien los concesionarios ya han reconocido que en los vehículos de nueva matriculación no hay margen para bajar el precio porque se resentiría la rentabilidad. Es una situación que también afecta a los de ocasión pero con el agravante de que si no se venden - al estar matriculados - se deprecian y generan cada vez más sobrecostes financieros.

En el ámbito europeo, todos los mercados salvo Austria también acusaron una caída de precios en el mes de marzo, situándose la media en el entorno de los 13.000 euros, con un descenso del 3,2 % respecto al mismo del año pasado. España es el país que sigue marcando el importe más bajo, seguida de cerca por Italia. Por el contrario, Alemania encabeza la lista de importes más altos, con una media de 16.000 euros.