El presidente de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea), Carlos Ghosn, insta el establecimiento de un marco regulatorio más "equilibrado" en el mercado europeo que permita a la industria mantener su competitividad y conservar unos costes asumibles.

 

Ghosn, también máximo responsable de la alianza Renault-Nissan, indicó en este sentido que la creación de una normativa equilibrada serviría para mantener y reforzar el liderazgo de la industria europea en materia tecnológica, en comparación con otras regiones.

Seguidamente apuntó que Acea trabajará de forma constructiva con los nuevos legisladores europeos en el cumplimiento de los requerimientos, con la intención que la industria de automóvil del Viejo Continente se mantenga como un motor de crecimiento en la región.

En esta línea, Ghosn indicó que la industria de la automoción en Europa alberga en la actualidad 12,7 millones de trabajo y realiza inversiones anuales en Investigación y Desarrollo por un importe de 32.300 millones de euros. Destacó asimismo que los fabricantes de automóviles europeos registran una facturación anual de 834.400 millones de euros.