El secretario general de la Asociación de Empresarios de Automoción de Guipúzcoa (AEGA), Juan Mari López, en una entrevista concedida a la en Cadena Ser @RadioSnSn, considera que lo peor de la crisis ya lo hemos dejado atrás, pues "estamos hablando de cifras de crecimiento en torno al 1,5%, llegando al 3% en el mejor de los casos".

"Lo que valoramos enormemente, tras consultar con numerosos actores del sector, es que hay más entradas al taller, más actividad, detectando una cierta recuperación", agrega acto seguido, sin olvidar que han sido años muy duros.

De hecho, en la provincia de Guipúzcoa hemos perdido alrededor del 20-25% de talleres, pasando de más de 700 a unos 640. "Sabemos, además, que hay una cierta reconversión sectorial, pues no todo ha sido debido a la crisis".

En este sentido, López recuerda que estábamos en un pleno proceso de envejecimiento y renovación. Por eso, apunta, el futuro de nuestro sector pasa por un menor número de empresas y que éstas tengan un cierto mayor volumen de contratación.

Las estimaciones respecto a las matriculaciones también son optimistas, insiste. Calculamos cerrar el ejercicio 2015 con 11.500 vehículos matriculados, una cifra cercana a la de 2009 y superior a la de 2010. "Una sensación mía es que a Guipúzcoa las crisis suelen llegar un poco más tarde y luego nos cuesta un poco más salir", expone.

Cuestionado sobre el Plan Pive, el dirigente asegura que "siempre han venido muy bien y hay que reconocerlo". España, dice López, está a la cabeza de Europa en cuanto a incentivación a la compra de vehículos, incluso en los momentos de impass entre un Plan y el siguiente.

"Ahora se habla que el Pive 8 va a ser el último, insinúa el Gobierno. Pero nosotros hemos calculado que cada euro que el Gobierno invierte, el Estado recupera entre 2,5-4 euros, con el añadido que el dinero lo avanza el concesionario".

Finalmente, el secretario general de AEGA destaca que en España, que es uno de los principales productores de vehículos del mundo, el sector automoción es estratégico. Se habla que se quiere que en España se fabriquen tres millones de vehículos, de los que dos terceras partes serían para exportar.

España tiene un mercado en torno al 1,2 millones de matriculaciones al año, apostilló por último.