El presidente del fabricante Bosch, Volkmar Denner, apuesta por una "recuperación gradual" del mercado automovilístico europeo, al tiempo que Norteamérica y China seguirán impulsando la demanda global.

Denner, presente en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, avanzó que la producción mundial de automóviles crecerá un 3% de media durante los próximos años, tasa inferior en dos puntos a la registrada en los ejercicios previos a la crisis.

Asimismo, opina que Europa registrará una recuperación progresiva, toda vez que la antigüedad media del parque automovilístico europeo es de casi nueve años. "A medio plazo, esto implica que los conductores cambiarán sus coches usados por vehículos nuevos", añade.

El dirigente recordó entonces que la antigüedad media de los vehículos en uso en Norteamérica es de once años, circunstancia que explica el actual aumento de la demanda en la región. En cuanto a Asia, existe margen de crecimiento, pues la densidad de vehículos es una décima parte de la registrada en Europa.

Por otro lado, Denner apuntó que el grupo alemán cerrará este año con un crecimiento de entre el 2-3%, en línea con las previsiones. "Además, mejoraremos los beneficios según lo previsto", concluyó.