El mercado de vehículos comerciales ligeros creció un 43,2% en agosto, con un total de 8.896 unidades, mientras en los primeros ocho meses del año este segmento se incrementó un 35,4%, superando ya las 100.000 unidades vendidas (100.008).

Este resultado nos aproxima a la estimación de alcanzar las 145.000 matriculaciones de vehículos comerciales al cierre de este ejercicio.

 

Si hacemos un recuento del tiempo que este segmento lleva en línea alcista, vemos que son ya 29 meses de crecimiento continuado. La mejora en el contexto económico del país está haciendo que las empresas, autónomos y pymes sean más optimistas y renueven sus principales herramientas de trabajo, las furgonetas.

También está siendo un gran apoyo para mejorar esta actividad la accesibilidad a la financiación, pues más de un 80% de los vehículos comerciales se venden mediante esta fórmula. Este aspecto es fundamental para que el desarrollo de estos vehículos sigan en la buena dirección, ya que a pesar de los resultados favorables, no se han alcanzado los volúmenes óptimos de antes de la crisis.

Este tipo de vehículos, además de ser un reflejo de la actividad comercial y de reparto de este país, constituyen una fuente constante de carga de trabajo para nuestras factorías. De hecho, muchas de las furgonetas que se venden en España también se fabrican en nuestro país.